Uber en San Luis Potosí

Uber en SLP

Desde el pasado martes 8 de marzo, #Uber inició con la prestación de su servicio en la ciudad de San Luis Potosí. Al respecto se ha desatado polémica, prinicipalmente desde el gremio de taxistas que estaban acostumbrados al monopolio del servicio y a no tener competencia lo cual se desencadenaba, desde mi perspectiva, en un mal servicio en general.
Sin embargo, la situación descrita no inició esta semana sino que tiene ya un tiempo que se escuchaban rumores de que llegaría el servicio a San Luis Potosí e incluso, diferentes líderes de organizaciones de taxis se presentaron en diversos medios de comunicación para expresar su sentir sobre lo que ellos consideran una amenza al “orden” establecido, tachando el servicio de Uber como ilegal (aunque exista legislación que permite la contratación de servicios de transporte privado en San Luis Potosí).
Tras escuchar las diversas voces que se levantan a raíz de la puesta en marcha del servicio, hoy decidí instalar la aplicación en mi teléfono celular y solicitar el servicio (sí, dejando mi propio vehículo resguardado en casa). Si bien la plataforma entregó un tiempo estimado de llegada de 5 minutos y el real fue de 11, el servicio no le pide nada a cualquier taxi (y el vehículo si estaba en mejores condiciones que la mayoría de los taxis que he utilizado). Ahora bien, fiel a mi curiosidad por conocer el fondo detrás de las acciones, durante el viaje me di a la tarea de preguntar al chofer cómo era el esquema de trabajo de Uber y resultó que él no es el dueño del vehículo, y de hecho, ni siquiera es la persona que aparece en la plataforma sino que fue contratado para cumplir con una labor.
Tras reflexionar al respecto, me permito compartir dos conclusiones:
1. Me da gusto que a pesar del esfuerzo de algunos grupos por mantener el poder sobre el transporte privado en esta ciudad por fin exista competencia. Yo esperaría que, como en cualquier mercado económico, ésto promueva la mejora del servicio y tarifas, beneficiando así al consumidor final aunque quizá no tanto a esas personas «marrulleras» que manipulan a los demás y les someten a condiciones laborales deleznables a través de la promesa de una concesión (que está por demás señalar que sólo la Secretaria de Comunicaciones y Transportes puede otorgar).
2. Habría que invitar a las autoridades de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social a observar qué prácticas realizan los dueños de los vehículos que contratan choferes para prestar el servicio a través de las unidades registradas en Uber, no vaya a ser que sean malos taxistas disfrazados de personas decentes (ojo, sé que hay buenos taxistas, aquí hablo en particular de los malos) o no vaya a ser que personas “vivillas” utilicen a Uber como un medio de explotación laboral, siguiendo el modelo capitalista neo-liberal en que vivimos.
Finalmente, te invito a que evalúes por tu propia cuenta el servicio y que nos ayudes a los demás a ir construyendo conocimiento sobre el mismo en nuestra ciudad. Te comparto un código a través del cual puedes solicitar tu primer servicio gratuito: kvxpbmtyue
Como siempre, te dejo la invitación a compartir tu opinión conmigo a través de mi muro en facebook o mi correo electrónico: [email protected]
Gracias por leerme; abrígate, seguirá el frío.
Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *