Modifique su actuar para incrementar su éxito laboral

Cambio de acción

A lo largo de la vida vamos aprendiendo lecciones que no siempre resultan universales, es decir, que no pueden ser (y quizá no deben) ser aplicadas sin evaluar el contexto específico en el que nos encontremos. Quizá hayamos vivido alguna u otra experiencia que nos haya marcado y que en base a ésta tomemos decisiones de manera más precavida o acertada, aunque en ocasiones dicha situación nos hace reaccionar de una manera no adecuada a lo que sucede en nuestro entorno, limitando nuestras posibilidades de acción.

Esto es especialmente cierto cuando se trata de asuntos laborales ya que quizá una persona tenga hábitos o maneras de pensar que funcionaron durante su época estudiantil, en otro trabajo o en su círculo social pero que en la actualidad impiden su desarrollo como profesionista. Por esa razón, hoy me permito compartirle seis cosas que puede modificar a fin de potenciar su futuro laboral.

1.   Pensar que ser meticuloso es siempre lo mejor

En algún momento de nuestras vidas todos hemos asumido que nuestro superior quiere conocer cada detalle acerca de alguna situación que le debemos comunicar. Entonces, ser meticuloso es bueno, ¿verdad? Desafortunadamente, en la mayoría de los casos los gerentes solo quieren conocer el resultado de la actividad.

El resultado de esta interacción será mejor si se enfoca en comunicar los puntos clave y dejar los detalles para después (cuando le sean solicitados). Esto puede ser una lección difícil de aprender si su carácter es ser detallista y meticuloso, sin embargo es importante que usted recuerde que su jefe confía en usted para reunir los detalles y entregarle solamente los puntos más importantes.

2.   Pensar que inventar una respuesta es mejor que nada

Existen ocasiones en que las personas pueden sentirse expuestas al ser cuestionadas sobre algún tema por un superior o algún colega y ofrecen respuestas en base a suposiciones con tal de salir de esa situación. Esto puede ser correcto si se advierte al interlocutor que se está suponiendo y que no se cuenta con bases sólidas al ofrecer el argumento; sin embargo, si se presenta la suposición como una certeza, se puede desencadenar una situación problemática ya que la otra persona puede actuar tomando como referencia la información que se le otorgó.

En lugar de lo anterior, se recomienda admitir cuando no se conoce algo, y decir que lo averiguará y brindará una respuesta fundamentada en cuánto cuenta con ella.

3.   Creer que parecer imparcial le hará más creíble

Las personas a menudo creen que aparentar ser imparciales y perfectamente objetivas logrará que se les considere más creíbles, pero de hecho esto puede desencadenar el efecto contrario. Su superior sabe que como persona, usted y todos nosotros tenemos nuestros intereses, sesgos y agendas por lo que realizar alguna intervención que permita revelar los mismos mostrará que usted es abierto y transparente. Por ejemplo, si usted recomienda la compra de un nuevo software, es adecuado decir “Me inclino por la compra de este programa porque hará mi trabajo mucho más sencillo, aunque sé que no a todos les gustará tanto como a mí” o si está compartiendo alguna preocupación con su superior respecto a alguna persona integrante del equipo que usted lidera puede decir: “quiero ser transparente, hay ocasiones en que Diana en realidad me hace enojar y creo que es posible que eso este influenciando mi apreciación de la situación”. Un buen jefe sabrá valorar este tipo de interacción.

4.   Asumir que es normal no llevarse bien con los compañeros

Le guste o no, deberá trabajar con cada compañero de su oficina y quizá hasta disfrutar colaborar con ellos. Parte de sus laborales es ser agradable y cortés con las personas y mantener relaciones agradables con ellos. Esto no significa que debe ser amigo de todos los compañeros pero implica que se requiere ser cordial y evitar desquitar un mal día, tener mal humor o una desavenencia personal con las personas que trabaja.

5.   Creer que está bien mostrar que una crítica le afecta

Otra cosa implícita al trabajar para otras personas es aceptar la retroalimentación con cierto grado de amabilidad. Parte de tener un trabajo y un superior es que su jefe en ocasiones señalará las áreas más débiles de su trabajo y le pedirá hacer las cosas de manera diferente (o simplemente mejor). Una parte no dicha al aceptar su empleo es que deberá escuchar con una mente abierta y evitar ponerse a la defensiva, molesto o en estado de negación al recibir retroalimentación.

6.   Estar seguro que “perfecto” siempre es mejor que “aceptablemente bueno”

Los empleados detallistas tienden a pensar que el trabajo perfecto siempre es mejor que el trabajo aceptable, pero es común que lo opuesto sea verdad. Generalmente el tiempo que se invierte para perfeccionar un proyecto es tiempo que se le quita a otros asuntos y en algunas ocasiones realizar las cosas de manera práctica es más importante que hacerlas de manera sobresaliente. Si usted se considera una persona perfeccionista, quizá le sea útil preguntar a su superior si considera necesario añadir aquéllos detalles en que usted está invirtiendo horas; quizá encuentre que a su superior no le parecen tan necesarios.

Finalmente, le invito a recordar que solamente usted puede modificar su percepción sobre lo que sucede a su alrededor y entonces adecuar sus acciones para obtener mejores resultados. Le deseo mucho éxito en lo que sea que emprenda.

@asesorjd
[email protected]

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *