De la renovación urbana en nuestro centro histórico

SMXLL

Quizá la expresión “renovación urbana” pudiese resultar atractiva para el lector y provocar en éste una sensación de bienestar tras vincular la misma con la idea de desarrollo y prosperidad. Los dueños del capital conocen esta realidad y tras estructurar un mensaje lleno de esperanza utilizan el mismo como base para “rescatar” el Centro Histórico de la ciudad de San Luis Potosí.

Es relativamente sencillo observar que desde diversos frentes (gobierno, sector privado y asociaciones civiles) se le comunica a la sociedad que el rescate del centro histórico es una oportunidad única que elevará el empleo, la actividad cultural y el uso de los espacios públicos en beneficios de los habitantes de la capital.

Hasta aquí aparentemente todo bien ya que los gobiernos municipal y estatal en turno firmaron recientemente un convenio con el Consejo Consultivo del Centro Histórico con el objetivo de tener alternativas de inversión para hoteles, cadenas comerciales, incluso cines de acuerdo a las palabras de Sánchez Unzueta. Mientras esto sucede, la organización “Nuestro Centro A.C.” trae con marca personal a la Secretaría de Seguridad Pública y a la dirección de comercio del H. Ayuntamiento de San Luis Potosí, exigiendo a una que se eleve la presencia y operativos policiacos y a la otra que se retiren a los comerciantes informales que ocupan plazas y calles generando competencia desleal hacia el comercio establecido formalmente.

A pesar de que lo descrito previamente demuestra la unión de múltiples fuerzas por mejorar la imagen e incrementar la afluencia de personas al centro histórico, hay sucesos que los ciudadanos de a pie no alcanzan a observar y que los que tienen la voz convenientemente no comunican.

Permítame explicar esto de mejor manera compartiendo con usted un término que probablemente no ha escuchado y que tiene su base en un anglicismo, la palabra a la que me refiero es “gentrificación” (del inglés gentrification).  La gentrificación comienza cuando un grupo de personas con suficiente capital para invertir se percata de la existencia de una zona geográfica que ha perdido su valor comercial con el paso de los años a pesar de que la misma ofrece determinada ventaja, como su ubicación. El proceso continúa cuando las personas dueñas del capital deciden instalarse dentro de la zona geográfica electa comprando propiedades que hasta ahora habían sido semi-abandonadas debido a la migración natural de los jóvenes nacidos en el barrio, la degradación de las construcciones, la terminación de contratos de arrendamiento o debido al envejecimiento natural de la población.

Una vez que las propiedades cambian de dueño, el precio de los bienes inmuebles se incrementa ya que los nuevos propietarios realizan mejoras a las construcciones a través de su restauración para volverlas “aptas” para ser ocupadas por personas de un estrato social medio-alto. Esto tendrá su efecto en la sociedad, ya que el precio del alquiler desplazará a las clases populares fuera de la zona. Otro de los efectos inmediatos de la gentrificación es el cambio de los negocios establecidos en el área ya que se migrará de los comercios locales por la ocupación de cadenas o franquicias comerciales, tal y como ya es posible apreciarlo en el centro histórico con la reciente instalación de librerías (como Gandhi), cafeterías (como Mokai Pastries), entre otros.

Finalmente, se considera que vale la pena permanecer atentos a esta situación y su desenlace ya que podemos estar presenciando la transformación del Centro Histórico de nuestra ciudad a lo equivalente a la Colonia Roma o Condesa (de la Ciudad de México) ya que de acuerdo con Schumacher (2015), la gentrificación es un fenómeno global y su impacto se da principalmente en muchas ciudades históricas o con un pasado colonial.
Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *