La base para la supervivencia de un negocio

Hace algunos años, en mi afán de comprender cómo funcionaba nuestro País empecé a observar la manera en que funcionaba la estructura de los sistemas económico, político y social de nuestro México. Como usted seguramente comprende, realizar una tarea de esa índole resultó más complejo de lo que yo hubiese esperado. En algún momento de este análisis, tuve la fortuna de sostener algunas charlas informales con Jorge, quién se convertiría en regidor del H. Ayuntamiento de nuestra ciudad. En una de esas charlas, compartí con Jorge mi percepción sobre el capitalismo, calificándolo dicho sistema económico como “ruin y despiadado”; Jorge, con sus años de experiencia me respondió que si bien comprendía mi argumentación, consideraba que yo estaba en un error. Continuó diciendo que en su opinión, el capitalismo tendía a premiar a las personas competentes, que se preparaban de manera constante y que buscaban cómo mejorar su servicio, mientras que castigaba a aquellos que permanecían inmóviles una vez que habían alcanzado un logro.

Desde el pasado mes de marzo, con el ingreso del servicio de Uber® a nuestra ciudad, se ha podido comprobar que aquello que Jorge describía es cierto: se premia al mejor preparado o competente al momento de realizar una compra de un artículo o preferir un servicio. Y es que la situación que desembocó en la agresión por parte de algunos operadores de taxi hacia operadores de Uber® no es tan simple como se cree. Como sociedad nos enfrentamos a un gremio que históricamente había utilizado el asunto de la concesión como base para generar cotos de poder, mismo que ahora está siendo desplazado del mercado al enfrentar la flexibilidad y dinamismo de Uber®.

En mi opinión, los problemas que como sociedad percibimos entre las dos modalidades de servicio de transporte se deben a la falta de organización de los taxistas en comparación de la estructuración adecuada del servicio de Uber®. En el mundo de los negocios a dicha organización se le conoce como “modelo de negocio” y su existencia es por demás importante para cualquier empresa que aspire a ser competitiva en un mundo saturado de oferta de servicios. De acuerdo con Magretta (2002), un modelo de negocios es una historia que explica cómo trabaja la empresa. Por su parte y de manera más explícita, Osterwalder, Pigneur y Tucci (2005)  explican que un modelo de negocio es una herramienta conceptual integrada por un conjunto de elementos y sus relaciones a fin de comprender la lógica de operación de una empresa específica. Es decir, es una herramienta que nos permite comprender de manera clara y sencilla el valor que una empresa ofrece y aporta a sus clientes manteniendo en mente las diversas acciones que se deben realizar para satisfacer necesidades y generar ingresos de manera sostenible.

Como seguramente se imagina estimado lector, en nuestro País existen diversas voces que señalan la importancia y efectos que tiene la existencia de un modelo de negocio para cualquier empresa, entre los cuales puedo destacar:
  • CNNEXpansión citando a Vargas (2012) señala que el 46% de las empresas comete graves errores al momento de fijar sus estrategias, 38% presenta  carencia de planes alternativos, 42% tiene una excesiva centralización de toma de decisiones y el 96% tiene mala operación de fondos.
  • Por su parte, el Economista (2011) nos dice que el 80% de las Pequeñas y Medianas empresas México cierran al primer año de operaciones debido a falta de previsión financiera y por problemas de administración.
  • Marker (2015) nos comparte que de acuerdo a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros [CONDUSEF] y la Secretaría de Economía (SE) 65 de cada 100 empresas nuevas desaparecen antes de cumplir los dos años de existencia en el mercado, derivado principalmente  de una administración deficiente.
  • El Economista (2014) citando al Tecnológico de Monterrey comparte algunos datos que resultan interesantes:
  1. 90% de los emprendedores fracasan antes que su negocio cumpla dos años (fortaleciendo lo descrito por Marker).
  2. 66% de las empresas que fracasan eran dirigidas por personas que tenían estudios universitarios, por lo que tener una carrera no garantiza el éxito.
  3. 4 de cada 10 empresarios tuvieron problemas relacionados con finanzas.
  4. 4 de cada 10 empresarios tuvieron problemas con la administración
  • En un estudio reciente publicado por la CONDUSEF (2014) se revela que el 43% del fracaso de empresas mexicanas se debe a que los responsables de éstas carecen de conocimientos específicos requeridos para administrar correctamente el negocio.
Con lo que se ha descrito previamente, usted podrá comprender de mejor manera por qué algunos negocios son más exitosos que otros a pesar de ofrecer productos similares. Si usted es propietario de un negocio, le invito a leer con detenimiento diversos textos que traten sobre el tema de modelos de negocio a fin de que pueda implementar y evaluar las diversas áreas que debe contemplar para administrar y dirigir su negocio de una manera más efectiva.

En caso que usted no conozca absolutamente nada sobre temas administrativos, le recomiendo seguir el consejo de Rafael Castillo quién es director de la Incubadora de Alta Tecnología y Aceleración de Empresas del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe que consiste en recurrir a servicios de consultoría externa para tener otro punto de vista sobre sus procesos, detectar errores y atender más mercados, entre otras actividades; sin embargo, busque utilizar el método sugerido por Mario Rizo quien recomienda encontrar especialistas que asesoren y que sus honorarios estén basados en los resultados que obtenga la empresa.

@asesorjd
Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *