Escribe una lista de aquéllas acciones que nunca realizarás

lista que no harás
La administración de un negocio se trata de compromiso, ejecución y seguimiento, ¿lo has hecho así?, Bien. ¿Funcionó? Hazlo de Nuevo, ¿no funcionó? Haz algo diferente. Pero sobre todo, mantente haciendo cosas, mantente en movimiento.
En alguna plática que tuve recientemente, discutía sobre las acciones menos éticas y virtuosas (entiéndase transas) que hemos visto en el mundo de los negocios y fueron saliendo temas de diversos rubros: contabilidad fraudulenta que termina por desaparecer empresas, operaciones «súper eficientes» que infringen sufrimiento a animales productores de alimentos, «atajos» en procedimientos de seguridad que cuestan la vida de personas, etc. Fue relativamente sencillo crear una lista más o menos larga de estas acciones aunque lo difícil fue no terminar un poco deprimido o con el ánimo bajo debido a ello.
Después de lo descrito previamente, le pregunté a mi interlocutor: Si tuvieras la posibilidad de  elegir ser cualquier persona, ¿elegirías ser cualquiera de las personas responsable de hacer transa? Su respuesta fue contenida dentro de una mirada llena de horror y disgusto. Continué argumentando que la gente real, la que realiza dichas acciones fueron alguna vez justo como él. Impetuosos, impacientes, querían hacer las cosas bien y aún con todo ello terminaron así.

La vida nos ofrece constantemente pendientes en las que podemos resbalar.
Diversos experimentos y la experiencia han demostrado que las personas se resisten a saltar de un solo brinco desde la inocencia hasta  la maldad, pero que pueden ser atraídos a la misma si esto se realiza de manera lenta, es decir, un paso a la vez. Imagina  por un momento que puedes hacer una trampa chiquita, que puedes arreglar después, algo como pasarte un semáforo cuando no viene nadie, estirar la verdad, omitir decir algunas cosas, etc.
El profesor Bazerman, habla de este tipo de cosas en su libro «El poder de percibir», dicho profesor comenta que un fraude mayor puede iniciar como una falla menor en algún registro contable que un administrador o un auditor decide (o es convencido) ocultar. Esto se realiza sobre la idea de que un éxito futuro puede reponer los fondos faltantes sin problema, pero cuando ese éxito planeado no llega, el tamaño del engaño crece ya que aceptar el error previo se vuelve muy difícil de aceptar.
Reporte financiero
Ahora te comparto una historia personal, como sabes mi trabajo principal es dar asesorías a negocios. He trabajado con diversos tipos de compañías en mi ciudad e incluso en algunas otras. Pues bien, hace un tiempo, me di cuenta que había una industria en específico con la que no me gustaba trabajar por lo que elegí no atenderla a fin de estar en armonía con mis propias creencias y valores. Es decir, decidí no buscar ni aceptar negocios con las compañías que participan dentro de esa industria en específico.

Con el paso de los años algunas compañías de esa industria se acercaron a solicitar mis servicios y me mantuve firme a mi decisión, rechanzando sus solicitudes, esto en realidad fue sencillo, casi como decidir no ordenar esa lasaña que tanto me gusta cuando estoy en un restaurante italiano si me encuentro a dieta.

Lo difícil llegó cuando mi negocio tuvo una recesión y una de las compañías que participaba en esa industria que me prometí no servir se acercó a pedirme una cotización. Evidentemente, yo quería tener ese trabajo. Como consecuencia negocié conmigo mismo y llegué a la conclusión de que si aceptaba ese trabajo solo estaría reordenando un poco el mercado, no expandiéndolo o integrando a esa industria que no quería servir. Además, concluí que rechazar el trabajo no evitaría que éste fuera realizado por alguien más así que envié mi cotización.
Al final no obtuve el proyecto y me sentí aliviado. ¿Y sabes? Lo curioso es que sabía que me sentiría exactamente de esa manera antes de enviar la cotización y aun así la envié. Pero, ¿Por qué sufrí con mis pensamientos cuando sabía que existía la posibilidad de no obtener el trabajo? Sencillo, porque estaba rompiendo la regla que yo mismo establecí, quizá solo con un cliente, pero al fin era una violación a la misma. Un poco después me sentí avergonzado conmigo mismo porque haber enviado la cotización. Aunque bueno, tuve suerte, hubiese sido peor si me hubieran dado el trabajo.
En el libro “Errores que he cometido” Travis y Aronson discuten sobre el término «disonancia cognitiva» diciendo que las personas sienten mucha angustia cuando se dan cuenta que actuaron en desacuerdo a sus creencias y valores. Por su parte, Kouchaki y Gino encontraron  que existe algo así como “amnesia al realizar hechos poco éticos”, esto en los estudios que realizaron en más de 2,100 participantes. Los autores sugieren que la angustia hace más difícil el recordar la conducta disonante (esa que viola tus propias creencias y valores) y por lo tanto, más fácil de repetir.
escribir lista
Es así que tras compartir esta historia contigo te sugiero que escribas una lista, pero no lo hagas como una tarea o como algo para compartir. Escribe una lista que sea únicamente para ti.
En dicha lista te invito a escribir aquéllas actividades que no realizarías bajo ninguna circunstancia, una vez escrita, manten la lista a la mano y léela de vez en cuando.
Es importante que sepas que escribir esta lista no te protegerá de la tentación. No te garantiza que no realizarás algo de lo que luego te arrepentirás, no te hará más rico o más famoso ni obtendrás crédito por algo que no realizaste.

La lista por sí misma tampoco resolverá tus preguntas sobre los “males menores”, al fin de cuentas, ¿quién culparía a Jean Valjean, el ladrón estrella de “Los Miserables” por robar una rebanada de pan para alimentar a su hijo? Existen muchas personas que señalarían que él hizo lo correcto.

Lo que sí hará la lista por ti es ayudarte a reconocer cuando tu alejamiento del camino de la virtud inicie, es decir, cuando comiences a realizar esas pequeñas trampas.

Creo firmemente que las personas siempre buscan realizar algo grande, hacer la diferencia , edjar su huella en el universo con una intención mayormenete positiva.

Bueno, te diré el secreto para lograrlo: Haz algo, o quizá no.

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *