El emprendimiento en nuestra ciudad

“La única manera de iniciar es dejar de hablar y empezar a hacer”
-Walt Disney

Durante los últimos años de mi andanza, me he percatado de la proliferación de múltiples grupos de emprendedores en nuestra ciudad. Estos grupos se caracterizan por que alguno de ellos se coloca como gurú o líder del grupo basándose en su supuesto dominio de alguna materia y así logra ganar adeptos a fin de promover el crecimiento de su comunidad.
Quizá lo anterior no tendría nada de relevante sino es porque en algunas de dichas comunidades el o los líderes en realidad solamente pretenden ser expertos en el tema cuando en realidad no lo son, permítame compartir un ejemplo con usted estimado lector:
Recientemente un líder de una de éstas comunidades se acercó para preguntarme sobre la forma de operar del Bitcoin, una divisa o moneda electrónica que se ha venido utilizando alrededor del mundo desde hace algunos años. Afortunadamente, uno de los integrantes de mi equipo de trabajo es experto en cuestiones de informática y asuntos de la red por lo que le pedí que contactara a este joven y le proporcionara la ayuda que requería para comprender el asunto en cuestión. Víctor atendió mi petición y le explicó todo lo referente al Bitcoin. Hasta ahí todo bien. No fue sino hasta un par de días después que me di cuenta que el neófito en los asuntos del Bitcoin  ya se presentaba ante su comunidad como todo un experto en su manejo y arrojaba cifras respecto a la variación del precio de dicha moneda culminando su actuar ofreciendo un curso del tema que no sabía nada una semana atrás. Aunado a lo anterior, me percaté que el líder al que me refiero en realidad no ha emprendido ni emprende nada sino que solamente se dedica a charlar sobre temas de emprendimiento y a deslumbrar a los integrantes de su comunidad a través del uso de lenguaje rebuscado, apoyándose en términos financieros o de inversión.
Tras pensar y pensar respecto al ejemplo citado previamente me he venido preguntando: ¿qué pasa con las personas que tienen alguna idea de negocio pero no experiencia en la estructuración del mismo? ¿Tienen que quedar forzosamente a merced de estos pseudo expertos? Tristemente al parecer sí, he tenido la oportunidad de escuchar historias de diversos empresarios potosinos que en algún momento se acercaron a pseudo expertos como el que mencioné previamente, resultando en pérdida de dinero en lugar de resultados tangibles para su empresa.
Acerca de los “emprendedores”
En base a lo que se ha mencionado hasta ahora, me gustaría proponer que dejemos de colocar en un pedestal a las personas que se nombran a sí mismas emprendedoras. Quizá de esa manera dicha palabra pierda el sobre valor que se le ha otorgado y deje de parecer una comunidad de acceso limitado. Cualquier persona debería tener el valor de iniciar su propio negocio o proyecto, no solo un grupo que se autonombran emprendedores.
Actualmente existen personas en nuestra ciudad iniciando negocios, están obteniendo ganancias a pesar de que nunca pensaron en ellos mismos como emprendedores. Muchos de ellos ni siquiera se ven a sí mismos como dueños de negocios. Simplemente están haciendo lo que adoran bajo sus propios términos y ganan dinero por ello. Propongo que remplacemos está palabra fantástica con algo que tenga más los pies en el piso. En lugar de llamarles emprendedores, llamémosle iniciadores. Cualquiera que crea un nuevo negocio o proyecto es un iniciador. No se requiere una maestría en administración, un certificado, un traje elegante, un portafolio, sólo se requiere de una idea, un toque de confianza y un empujón para iniciar.
Ahora bien, si comprendemos que la palabra emprendedor significa alguien que emprende con resolución acciones… innovadoras de acuerdo a la Real Academia Española, habría que asumir que las personas que laboran para una empresa y buscan nuevas rutas o caminos para realizar su trabajo también son emprendedores, de hecho, la labor de algunos amigos cercanos que trabajan para otras personas es, precisamente, idear nuevas formas de hacer que lo que se ejecuta sea productivo para la organización.
El tema del emprendimiento no es nuevo en el País, la Secretaria de Economía viene apoyando el emprendimiento desde el año 2004 a través del Fondo Pyme, que es un instrumento que busca apoyar a las empresas de menor tamaño y a los emprendedores con el propósito de promover el desarrollo económico nacional. Por el otro lado, en enero del 2013, fue creado el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) por decreto presidencial y bueno, la creación de incubadoras de negocios y demás intermediarios entre el recurso gubernamental y los empresarios ha sido más que evidente. Sobre el tema puedo compartir que conocí a una empresaria potosina con una idea innovadora que se inscribió y ganó una de las convocatorias  del INADEM pero, al momento de “formarse” para recibir el recurso le dijeron que ya no había dinero disponible y entonces, su proyecto quedó detenido de nueva cuenta.
Aún con todo lo anterior, la promesa de iniciar un proyecto o negocio personal siempre promete otorgar dividendos mayores a los ofrecidos por permanecer dentro de la rutina. Hill, Mellon, Goddard y Laker (2016) mencionan que no hay camino fácil para conseguir el éxito de una organización sino que se requiere realizar una serie de pasos que dependen y se construyen de acuerdo a lo sucedido en el anterior, creando así una secuencia de virtuosidad y logro de objetivos.
@asesorjd

 

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *