Deja de cazar oportunidades

¿Crees que mientras más oportunidades tengas más posibilidades de éxito acumulas? Estoy seguro que sí lo haces.
De hecho, desde que todos queremos ser importantes en este mundo, creemos que el camino para lograrlo es tratar de conseguir cada oportunidad que hay disponible.
Escucho esto muy seguido: “Es una gran oportunidad para mí”.
Pero esa idea está rota. Cazar oportunidades es una mala estrategia. Es más práctico cazar habilidades y PREPARARSE para las oportunidades.
Esto quizá sea un pequeño giro en tu enfoque mental, pero puede cambiar todo. Abraham Lincoln lo describió de mejor manera:
“Me prepararé y algún día, mi oportunidad vendrá”
Siempre estamos desesperados buscando la próxima gran oportunidad. La siguiente idea de negocios, la tecnología para adoptar, el plan de vacaciones, la casa para comprar, la persona por seducir, el ascenso que adquirir.

¿Qué estas persiguiendo en tu vida?

¿Te encuentras disperso por todos lados? ¿Tratando de hacer lo mejor en todo? ¿Cazando cada oportunidad que se atraviesa en tu camino? Si lo haces, este eres tú:
Solo te estás mintiendo a ti mismo. Quieres todo, pero te falta el valor para decir que no. Así que dices que sí, y te pones a ti mismo en situaciones imposibles.

Múltiples prioridades equivales a cero enfoque

Seré honesto –hablaré de mí mismo-. Durante la mayor parte de mi vida, me he movido de una oportunidad a otra. Eso cambió hace aproximadamente dos años cuando decidí enfocarme solamente en crecer Vartex, el negocio familiar y mi blog.
Y eso salió bien. Dije que no a todo lo demás. Aunque estuve tentado por algunas oportunidades los últimos meses. Dar consultoría, coaching, pláticas, escribir más libros, iniciar otros negocios, crear vídeos para Youtube –cosas que hicé o en algún momento considere-.
Pero lo único que lograron dichas oportunidades fue confundirme. Tenía demasiadas prioridades y cero enfoque. Era tiempo en que volviera a pensar sobre mis oportunidades.
Como sea, nunca se trata de encontrar oportunidades. Todos tienen oportunidades. Así que el asunto no es sobre cuántas oportunidades tienes, sino cuántas eliminas de tu vida, y eso no es sencillo.
Decidí únicamente enfocarme en mi negocio, blog, cursos virtuales y algunas grabaciones en la nube. Solamente cuatro cosas, todas ellas relacionadas cercanamente. Decidí decir no a cualquier otra oportunidad.

Las oportunidades no son externas solamente

Muchas oportunidades vienen de adentro. Cada vez que piensas: “¿Debería perseguir esto?” en realidad estás evaluando una oportunidad.
Hacer eso requiere de mucha energía mental así que facilita tu vida y DECIDE.
Decide aquello en lo que quieres enfocar tu carrera.
¿En que debes ser excelente? Y realiza exactamente eso. Nada más.
¿En cuántas cosas debo enfocarme?
Esa es una pregunta difícil. La respuesta depende en qué etapa de tu vida te encuentras; por ejemplo, si estás iniciando tu carrera, quizá quiera elegir una cosa para que sea sencillo. Puedes elegir una habilidad y darle toda tu atención.
Es probable que tener solo una habilidad en la vida no te lleve muy lejos. Al observar a personas que les está yendo bien en la vida, me doy cuenta que a menudo combinan diversas habilidades para obtener una ventaja competitiva.
Por supuesto que tampoco debes colocarte en la posición de mil usos ya que de serlo así serás bueno en muchas cosas pero nunca serás grandioso en nada.
¿Cómo identificar cuando aparezca una oportunidad?
Cuando sepas que una cosa requiere mucho trabajo para convertirla en oportunidad. Thomas Edison lo dijo mejor:
“La oportunidad es pédrida por la mayoría de las personas por que está vestida de overol y se ve como trabajo”
Al final del día, una oportunidad solo es un momento para hacer que algo bueno ocurra. Una oportunidad por sí misma no significa nada. Dale a diez personas la misma oportunidad y obtendrás 10 resultados diferentes.
Oportunidad es igual a más trabajo (lo que no siempre es algo bueno)
Ya que no quieres trabajar hasta morir, es mejor elegir tus oportunidades sabiamente. ¿Cómo? Quizá debas preguntarte dos cosas:
  1. ¿Qué tan bueno soy en ello? Esta pregunta te ayuda a elegir oportunidades que concuerden con tus fortalezas.
  2. ¿Qué tipo de trabajo disfruto? Personalmente no me gusta perseguir oportunidades solo porque ganaré dinero. De hecho considero que esa es una razón apestosa para hacer algo.
¿Recuerdas el dibujo de líneas atrás? Ese donde estás cazando todas las oportunidades y terminas confundido.
Ahora, cuando decides perseguir solamente algunas buenas oportunidades que toquen a tu puerta, obtendrás esto:
oportunidades
Mira, la vista está llena de oportunidades. Solamente tienes que descubrir cuáles de éstas seguirás después. Y sí, es una cosa difícil de hacer. De hecho tampoco controlas todas las oportunidades que vienen en tu camino.
¿Qué controlas? Qué tan preparado estás. Así que deja de cazar todo como un perrito feliz en un parque durante un día soleado. Mantén las cosas sencillas, trabaja en tus habilidades, carácter y conviértete mejor en algunas cosas cada día.
De esa manera, cuando la oportunidad toque, no estarás asustado del trabajo que implica. Tómalo por los cuernos y dale todo lo que tengas.

 

Lee otros artículos dando clic aquí

 

El artículo original fue publicado por Darius Foroux bajo el título de Stop Chasing Opportunities”, puede ser encontrado en el siguiente vínculo: http://dariusforoux.com/stop-chasing-opportunities/

Darius es una persona interesada en promover, discutir y aprender temas respecto a  cómo llevar una vida productiva a través de un enfoque de desarrollo personal práctico. Puedes conocer más de su trabajo en http://dariusforoux.com

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *