Cómo crear enemigos e influir en tus clientes

crear enemigos

Construir un marca personal que haga ruido entre la gente con la que quieres trabajar no es tan sencillo como tener una misión y propósito afines. Necesitas ser más real, tangible y tridimensional que eso. Más extremo, retador y emocional.

Para convertirse en una marca que sobresalga y sea recordada, necesitas derribar a algunos enemigos.La razón detrás de esto es muy sencilla: A través de la vida nos movemos a través de aquello que nos causa placer, alejándonos del dolor. Lo mismo sucede con las marcas y sus seguidores.

Cuándo compartimos una razón en común que nos haga movernos junto a otra persona, ya sea para alcanzar un objetivo o para derrotar a un enemigo en común, se forma un profundo sentido de enlace y pertenencia, lo que nos hace movernos rápidamente desde ser consumidores pasivos a ser seguidores apasionados.

Esta es la razon por la que las mejores marcas invierten no solo cientos sino miles de dólares en demostrar claramente cuál es si lucha (placer) y a lo que ellos se oponen o combatem (dolor). Así que, ¿cómo defines a tu rival?Dicho de manera sencilla: Tu enemigo es una idea, creencia o equivocación que compite o se conflictua con el propósito de tu proyecto.

Así que puede ser una manera de trabajar, una injusticia o una intolerancia. Puede ser el estado general de alguna actividad (como se realiza sin que alguien se queje) o puede se un estado o enfoque mental. Puede ser una actitud o una manera de ser. Sea como sea, tu enemigo es algo a lo que tu marca se oponga con toda su fuerza desde tus raíces y que, evidentemente, se dedica a derrotar.

Te comparto algunos ejemplos:

  • El enemigo de Apple es el aburrimiento y ellos se horrizan por cualquier cosa que no sea lo suficientemte emocionante para que le importa a cualquier.
  • El enemigo de Google es cualquier cosa que no tenga que ser encontrada en línea.
  • El de Harley Davidson es el hombre enfrascado en la vida corporativa, conforme con la sociedad y la vida relajada.
  • En los años 90’s, Nike se opuso vehementemente a ser perdedor, a la discriminación social, al racismo y al sexismo.
  • A inicio de los años 2000’s Audi no era el carro de lujo deseado que es hoy. Se volvió así tras un esfuerzo de rebranding a sí mismos cuyo primer paso fue crear un enemigo. De acuerdo con Scott Keogh (el CEO de Audi): «para tener un posicionamiento efectivo necesitas hacer un enemigo. El nustro es el lujo formal y arcaico, proveniente de la vieja escuela»

Aún con todo lo anterior (y esto es CRUCIAL cuando se trata de construir una marca distintiva con relevancia y propósito), si tú y aquellos que consideras tus competidores están de acuerdo en aquello contra lo que te opones, entonces no es un enemigo, es una norma de la industria y eso es igual de emocionante como tener los calcetines apestosos de mi primo cerca.

Tener un enemigo te mantiene enfocado y motivado. Le muestra a las personas que eres único y diferente, le da a las personas una razón para seguirte e identificarse contigo y además, dispara emociones. Una cosa que puedes hacer que seguramente te ayudará es construir una historia alrededor de tu idea o proyecto ya que te mantiene alejado de ser algo insípido o una copia idéntica de cualquier otro. Es increíblemente influyente en otras personas.

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *